domingo, 18 de septiembre de 2016

La importancia de nuevas experiencias enológicas

Desde hace años he entendido la importancia de viajar, conocer, experimentar y probar vinos de todo el mundo. Solo conociendo vinos de todos los parajes del mundo podremos tener una visión global del mundo del vino. 
El vino no acaba en Ribera del Duero, Rioja ni Burdeos, hay mucho más. Si solo nos quedamos con lo cercano, nuestro gusto se quedará anclado a sabores y olores cercanos, creyendo que solo ese tipo de vinos es el correcto.
Quién me conoce sabe que me encanta los vinos de zonas cercanas a Valladolid, pero a la vez soy de los más críticos con ellos, porque hay tanto potencial que solo siendo crítico se puede llegar a la excelencia. Pero para valorar estos vinos de manera más objetiva hay que conocer otros vinos foráneos.
Recientemente escuché decir a un gran jurado internacional, que en unos premios internacionales le había tocado vinos tintos de un país de nuevo mundo, diciendo que lo típico de ese país en tintos era Cabernet Sauvignon, estoy muy seguro que sería Pinot Noir, porque por las características que describía cuadraba más en la de Pinot. Esta persona es un gran catador, pero no conoce absolutamente nada de los vinos de nuevo mundo. ¿Hasta qué punto es apto para valorar esos vinos? Pues puede que sea mejor que uno que solo haya probado vinos de esa zona, ya que ha probado muchos vinos de otros países,pero será peor catador para esta zona que una persona que conoce vinos de allí y otros lugares.
Qué quiero decir con esto, que hay que probar, probar y volver a probar, para aprender más y más. El estarse quieto, el no pensar más allá, la falta de interés, solo provoca el anclamiento en un mínimo conocimiento.
Cada vez que veo que alguien que se quiere dedicar a este maravilloso mundo del vino, tiene miedo y rechaza el irse fuera de su zona, o país, me fastidia y me da pena. Pierden una gran oportunidad de crecer profesionalmente y como persona, y quizás por la actitud patria, hay demasiado de ello.

Como siempre, viva el vino!, sea de donde sea.

martes, 13 de septiembre de 2016

Visita a Sandeman

La casa Sandeman fue fundada en 1790 Por George Sandeman, que era un negociador de vinos de Oporto y Jerez.

 Si ya en la época la empresa fue pionera, quizás el gran hito fue la creación del "Don".  El símbolo y logotipo muy conocido en todo el mundo, simboliza Jerez y Oporto en su sombrero Jerez y su capa de estudiante de Coimbra. 

Además, hoy en día cuenta con un gran marketing y equipo de enoturismo, de manera que la visita que se realiza es muy visual, didáctica y divertida.


Tuvimos la oportunidad ademas de probar 4 de sus vinos: Reserve Ruby, Imperial Reserve, Tawny 20 y Vau Vintage 2003. 



Destaco sobretodo este último vino ya que es un tipo entre LBV y Vintage, con una relación calidad-precio muy buena.


Un autentico lujo de visita que desde aquí recomiendo.










sábado, 10 de septiembre de 2016

Cifras Garnacha Blanca 2012

Vino de la variedad Garnacha Blanca al 100 % de bodegas Exeo. Limpio y brillante. Color amarillo pálido con el ribete dorado. En nariz intensidad media. Olor a cítricos maduros, flores y un toque de especias dulces. En boca es donde más gana. Untuoso y con buena acidez a pesar de la edad. Su paso por boca es medio-largo. En retronasal sale la fruta sobretodo. Precio unos 16 euros. Un 91/100.


jueves, 1 de septiembre de 2016

Experiencia Ribera en el Sonorama

Desde el origen del Sonorama la D.O. Ribera del Duero ha sido uno de sus patrocinadores, pero no ha sido hasta este año cuando dentro del recinto de los conciertos hemos podido visitar un stand para degustar vinos de la denominación. Si bien la ubicación dentro del recinto no era la mejor, ya que se encontraba al lado de los urinarios (estos si que han mejorado mucho respecto otras ediciones).


La carta de vinos era variada y la atención de los camareros buena. Me gustó mucho ver juventud con una copita de plástico reutilizable en la mano bebiendo vino. Así si.



martes, 9 de agosto de 2016

Cata y visita Quinta Da Pacheca

Quinta da Pacheca es una bodega, hotel y restaurante que se encuentra en una zona maravillosa dentro del Douro portugués. El paraje es espectacular. Tuvimos la suerte de que nos tratasen de forma excepcional, contándonos su historia así como una gran cata de vinos que nos sorprendieron gratamente. Agradecer a la bodega por el gran trato recibido. Estos son los vinos catados:



Pacheca Reserva Vinhas Velhas 2013: Vino de las variedades Touriga Franca, Tinta Roriz, Touriga Nacional, Tinta Cão, Tinta amarela, Sousão entre otras, y en proporciones variables dependiendo el año. Capa media-alta. Color picota con ribete granate. En nariz intensidad media. Olor a fruta madura junto con una madera vieja bien integrada, especiado y toque a toffe. En boca es sedoso con buena estructura. Postgusto medio. En retronasal sale la fruta sobretodo. Precio unos 19 euros. Un 86/100.

Pacheca Grande Reserva Touriga Nacional 2011: Vino de la variedad Touriga Nacional al 100 %. Capa media-alta. Color picota con ribete granate ligeramente evolucionado. En nariz intensidad alta. Olor a fruta roja madura, cuero, balsámicos y ligeramente vegetal. En boca es contundente, sabroso y con una gran estructura. Un gran tanino que nos indica que podrá ser longevo. En retronasal nos sale la fruta y cueros sobretodo. Postgusto medio-alto. Precio alrededor de 29 euros. Un 93/100.


Pacheca Vintage Port 2013: Vino de Oporto. Capa alta. Color rubí con ribete granate. En nariz intensidad alta. Olor a fruta del bosque compotada, parece una gominola. En boca gran estructura, equilibrado e invita a seguir bebiendo. En retronasal sale aún más la fruta. Postgusto largo. Es Exuberante. Precio unos 55 euros. Un 92/100.

Pacheca Tawny 30 años: Vino de Oporto. Capa baja. Color ámbar. En  nariz intensidad alta. Olor a frutos secos, cacao, toffes y que cambia con el tiempo hacia más frutos secos como la avellana. En boca es donde impresiona por el equilibrio, no empalaga e invita a beber más y más. En retronasal sale los frutos secos sobretodo. Postgusto muy largo. Precio unos 59 euros. Un 94/100.

Pacheca Tawny 40 años: Vino de Oporto. Capa baja. Color ambar. En nariz intensidad alta. olor a frutos secos, que van variando de tipo con el tiempo. En boca es cálido, recuerda a coñac, pero sin llegar a ser agresivo, es un autentico espectáculo para el paladar. En retronasal siguen los frutos secos. Postgusto muy largo. Precio unos 125. Un 95/100.





miércoles, 27 de julio de 2016

Cata Pago de Villavendimia

Villavendimia Cepas Viejas 2015: Vino de las variedades Verdejo y Viura. Limpio y brillante. Color paja con ribetes verdosos. En nariz intensidad media. Olor a manzana maduras y toque floral. En boca muy compensado entre acidez y volumen. Postgusto medio. En retronasal sale la fruta sobretodo. Precio unos 6 euros. Un 88/100.

Escribente 2014: Vino de la variedad Verdejo al 100  %. Limpio y brillante. Color paja dorado, con ribetes acerados. En nariz intensidad media. Olor a pera, hinojo y anís. En boca buena untuosidad y frescura. Postgusto medio. En retronasal sale los anisados sobretodo. Precio unos 9 euros. Un 89/100.

Clavidor Mil Besos: Vino de la variedad Sauvignon Blanc al 100 %. Limpio y brillante. Color dorado con ribete oro. En nariz intensidad media-alta. Olor a espárrago, maracuyá, al rato evoluciona hacia otros olores como fruta fresca. En boca es dulce pero no empalaga, bien compensado. Postgusto medio. En retronasal sale fruta más fresca, incluso cítricos. Precio unos 7 euros. Un 88/100.

Finca Varrastrojuelos 2011: Vino de la variedad Viura al 100 %. Limpio y brillante. Color dorado, con ribete aun joven. En nariz intensiddmedia. Olor floral principalmente. En boca es un espectáculo. Gran volumen, teniendo un recorrido completo y un postgusto largo. En retronasal sale algo de masas panarias. Precio unos 20 euros. Un 93/100,

Finca El Alto 2010: Vino de la variedad Verdejo al 100 %. Limpio y brillante. Color dorado, con ribete de oro más evolucionado. En nariz intensidad media alta. Olor a fruta de pepita madura, un toque de evolución que acompleja el vino. En boca buena acidez para la edad del vino y una gran untosidad. Postgusto largo. En retronasal sale toque de vainillas y pasteles. Según pasa el tiempo salen más matices. Precio unos 20 euros. Un 94/100.

Las Sernas 2010: Vino de la variedad Tempranillo al 100 %. Capa media. Color picota con ribete joven para la edad del vino. En nariz intensidad media-alta. Olor a frambuesa, fruta roja, cacaos y pimienta. Me recuerdad un poco a la Syrah. En boca estructura y calidez con un tanino redondeado. Postgusto medio. En retronasal sale la fruta roja sobretodo. Precio unos 20 euros. Un 86/100.


miércoles, 13 de julio de 2016

Ácrata Monastrell Tinto Invierno 2014

Vino de la variedad Monastrell 100 %.  Capa media-baja. Color picota con ribete granate. En nariz intensidad alta. Olor a fruta roja, con toques especiados como pimienta y un toque verde como boj. Varietal pero más fresco que los mediterráneos. En boca es potente pero fresco, compensado, que hace que quieras beber un trago tras otro. Postgusto medio. En retronasal sale sobretodo la fruta. Precio unos 25 euros. Un 89/100. Rareza de la Ribera que recomiendo mucho.